Henna Morena por Carla By The Sea

Hoy quiero hablarles de esta marca de cosméticos naturales. Especialmente se dedican a productos para el cabello pero también tienen otras cositas. Henna Morena nace del mediterráneo y todos sus productos son a base de fórmulas naturales e ingredientes ecológicos. La filosofía de Henna Morena es bien clara: lo natural te hace ser más libre. 🙂

Lo natural es mejor

Estos productos representan respeto hacia el medio ambiente y hacia ti mismo, ya que una cosa está clara: cuando utilizas productos naturales te sientes mejor.  Lo siente tu cuerpo, tu salud y tu mente. Al menos a mi me pasa eso.

Yo he probado estos días dos de sus productos: un aceite y el karité. Y aunque este tipo de cosas llevan su tiempo, por eso los llaman tratamiento slow, yo ya he notado buenos resultados. Les cuento lo que he probado yo y que me tiene encantada:

ACEITE DE ALMENDRAS, JAZMÍN Y AZAHAR

Bueno, lo primero de todo es que el olor es increíble, es naturaleza pura, me da tranquilidad olerlo. Es bastante aceitoso con lo cual lo que me recomendaron es dejármelo durante unas horas y lavarme el pelo después. A mi me ha sentado genial. Ya saben que me paso el día en la playa y el pelo se me reseca mucho.

KARITÉ AFTER SURF

A este producto deberían darle todas las estrellas que se den cuando se valora un cosmético. ¡Una joya!

Este es para reparar la piel después de la exposición solar, sal etc. Hidrata y previene el envejecimiento. Obviamente hay que usarlo bastante tiempo para poder ver resultados en esto último pero desde luego yo sí que siento el efecto calmante e hidratante después del sol. Entre sus componentes hay Vitamina E, Omega 3, 6 y Lupeol, un antiinflamatorio natural. Además la historia es muy exótica ya que proviene de un fruto de un árbol sagrado de la sabana Africana. ¡A mi me encanta!

Otros usos

Además sirve también para las rozaduras del neopreno. ¡Mi novio me lo roba! Le pillo echándoselo cuando no miro 😉

Si quieren leer cosas más técnicas y ver las certificaciones de los productos no duden en consultar la web: https://www.hennamorena.com

En la web está todo súper bien explicado y toda la información es muy transparente. Además el equipo de Henna Morena es súper cercano y un encanto y cualquier duda e inquietud que tengan se las van a resolver con atención y cariño.

 ¡Oléeee por Henna Morena!

Un viaje inesperado a un destino muy lejano

El último año de carrera para mi fue como un big bang. Por si no lo sabían estudié Ingeniería Agrónoma, una carrera bastante dura y larga que afortunadamente pude completar en 6 años. La elegí, básicamente, por descarte, así al azar, como quien elige qué va a merendar esa tarde. La única carrera que realmente despertaba algo dentro de mi era Ciencias del Mar (qué predecible xD ) pero no la escogí. No la escogí porque me cansé de que me repitieran que era una carrera que no servía para nada y que todos los que la estudiaban terminaban dando clase de matemáticas. ¡Vaya chorrada de argumento! Pero era lo que se llevaba por aquel entonces y como lo de ser Ingeniera sonaba bien, me metí en una carrera a la que jamás le cogí real cariño.

Aquí tienen a mi yo recién salida de la carrera, con poco en el bolsillo, algo desesperanzada pero con un millón de sueños por cumplir.

No voy a aburrirles criticando al sistema educativo y explicando el por qué de mi gran decepción con la Universidad, pero como les contaba, el último año de carrera, entre la ruptura con mi ex y la decepción académica sentí unas inmensas ganas de alejarme de todo , y eso hice. Me fui lejos, lo más lejos posible. Me fui a las antípodas, a la mismísima Australia. Además tomé la decisión así como tomo siempre las mejores decisiones en mi vida: rápido y con un “a tomar por saco” detrás. Ah, qué bien sienta eso.

¿Que cómo no me daba miedo la idea de irme al otro lugar del mundo sola? ¿Es que alguien en serio cree que no me daba miedo? Estaba aterrada a la vez que entusiasmada, pero mi amor por el mar me llamaba. Quería descubrir la Gran Barrera de Coral, quería conocer los paisajes submarinos tropicales. Ver peces de colores, encontrar a Nemo, ver delfines, tiburones… Y lo hice, con miedo, pero lo hice. Muchos momentos de mi vida han sido una discusión entre mis miedos, que a veces hacen mucho ruido, y mi amor por el mar y la aventura, que siempre terminan llevándose la razón y permitiéndome vivir libre.

El mar lo cura todo

Pues a todas estas me fui a Cairns, donde se encuentra la Gran Barrera de Coral a estudiar un Curso de Inglés de 3 meses y después pasé otro mes y medio más viajando por Australia y Nueva Zelanda. Fue un viaje donde aprendí muchísimo. Perfeccioné mi Inglés notablemente y gracias a ello se me presentaron oportunidades que en ese momento ni imaginaba y que ya les contaré pero sobre todo viajé. Y viajé sola, o mejor dicho, viajé conmigo misma. Viajé muy bien acompañada, de una mano mis miedos y de la otra mi coraje, juntos en un todo nos acompañamos en esta aventura y crecimos tanto que cuando regresé a España yo ya no era la misma persona, y ya no me conformaba con nada.

Estudié un Máster y pasé algo de tiempo buscando trabajo en España, pero no, no estaba para mi, me sentía infravalorada y yo ya había probado el sabor de la buena fruta así que hice las maletas de nuevo y me marché de nuevo a las antípodas a perseguir mis sueños. Y los encontré, o tal vez ellos me encontraron a mí, ya les iré contando cómo sucedió 😀

**Carla ByTheSea